jueves, 19 de agosto de 2010

Pasta con champiñones y flor de calabaza al vino blanco

Hurgando hambrienta en el refrigerador, me encontré con los siguientes elementos:

Un tercio de botella de vino blanco
Un ramito de flor de calabaza
Champiñones
Cebolla
Epazote
Jitomates campari
Un chile güero (sin albur)
Queso gouda

En la alacena encontré pasta y ajo (que normalmente nunca faltan en mi cocina), y con Rachmaninov de fondo, me serví una copa de vino y decidí mezclar todo. Me encanta hacer mezclas, sobre todo cuando se trata de poner los restos del naufragio culinario de la semana en el caleidoscopio de la cacerola. Ándale, ya me puso poética el vinito. Pues, como ya les he dado los ingredientes, me dispongo a dar el orden.
Primero, como de costumbre, acitronen el ajo y la cebolla, que para este punto habrán cortado ya en rebanadas muy finas. Corten también finamente el epazote y el chile güero en rebanadas también finas y agréguenlas a la mezcla. No olviden darle sorbitos al vino mientras hacen todo esto, es muy importante para el resultado final ;) Una vez acitronados los ingredientes anteriores, agreguen el ingrediente principal, los champiñones cortados en rebanadas gruesas, y viertan el vino sobre la mezcla, no lo vayan a tirar por todas partes. Bébanse lo que queda en la botella, es elemental, pero no olviden guardar un poco de lo que aún tienen en la copa para acompañar el platillo. Corten los campari en rebanadas también gruesas y agréguenlos. Pongan un poco de sal, no mucha porque recuerden que los champiñones son como esponjas y no queremos que la sal les quite protagonismo. Finalmente corten las flores de calabaza en rebanadas y agréguenlas. Sirvan la pasta (que ya habrán cocido para este punto) y encima el guisado colorido de champiñones. Pongan el quesito gouda rallado encima y voilà!! Bon apetit :)
Los dejo porque creo que está empezando a llover y no me lo quiero perder :)

1 comentarios:

Aura dijo...

Tendré que hacerlo ya se me antojó

Publicar un comentario